Blog 3 – Tendencias narrativas audiovisuales: Adiós J.J. Abrams, hola Nolan

Atención antes de leer:

1) Hay información que podría desvelar aspectos de las historias para quienes aún no hayan visto el final de Perdidos u Origen (Inception).
2) Respeto el trabajo de estos excelentes creadores y entendiendo que quién hace se puede equivocar, sólo hago hincapié en que tenemos que reflexionar acerca de todo lo que pasa ante nuestros ojos, y creer en nuestras propias opiniones. Si algo no nos cuadra, por algo será. Peor es ser conformista.

Empiezo con J.J.

Si yo hubiese sido un fan de Lost (Perdidos) me hubiera sentido, con toda seguridad, decepcionado por el doble capítulo final…

Revolucionar la narrativa:

Si plantear paradojas espaciales y temporales, atiborrar la narración de flashbacks explicativos, que justifican y complementan acciones que transcurren en un “tiempo actual” y poner a mucha gente guapa que muere y revive según la necesidad del índice de audiencias (llámese “rating” o “share” según el país) es revolucionar ¡estamos perdidos! (literalmente hablando).

Nuestro problema es que nos dejamos llevar por una pseudointelectualidad en la que creemos entender algo; pero en realidad, todo lo que se plantea en la serie, no se acaba explicando en ningún sentido… Eso sí, funciona perfectamente como pasatiempo en forma de puzzle audiovisual. Y esto es lo que nos queda cuando lo acabamos de ver el final de la serie: alguna imagen religiosa, conformada con muchos fragmentos, que ni sabremos dónde ubicar, si arriba de la chimenea o en el trastero.

Ya lo hemos comprobado, es muy fácil pensar en términos de purgatorio, atiborrar la conclusión de simbolismos, especialmente religiosos, utilizar música épica y un montaje paralelo que va desvelando algo… trascendental al parecer…

Pero bueno, ya lo tenemos al creador y a sus fans para buscar, dar explicaciones y millones de significados…

Yo, lo que realmente lamento, es que también, en su gloria creativa omnipotente, se haya cargado la esencia de “Star Trek”.

Ahora el Amigo Nolan:

Este Señor sí que sabe mucho y es capaz de darle dimensión y personalidad a sus personajes, tanto como a sus historias… ¡pero ojo! Tenemos la repetitiva costumbre de inventarnos ídolos, que a veces flaquean… y en realidad, la última entrega de nuestro Amigo, tiene algunos defectos de historia y algún que otro exceso (¿¡abuso del recurso músical!?)… ¡Y ojo con los críticos! Que escuchan dos cosas por ahí y en seguida concluyen cosas que son dignas de alguien con mucha imaginación: alguien dice Borges, y ya lo vemos por todos lados, pero no vemos que Ariadna, es realmente Ariadna (sí, la del mito) y eso molesta un poco… Ya lo dice nuestro otro Amigo, “Bob McKee”, algo así como que el simbolismo no debe ser tan evidente… Eso sí, típico de Nolan también, trabajó el montaje de una forma laberíntica (¡Sí, Borges señores críticos!).

Planteo complejo, para algo difícil de dejar del todo claro en términos audiovisuales, sin dar demasiadas explicaciones (que se traducen en diálogos). Además, leí dos críticas donde se habla de “climax largo”… creo que todos (incluso yo si no lo entendí bien) debemos repasar esta definición. No nos olvidemos de lo básico: quién mueve la acción (protagonista), cuál es su objetivo y sus motivaciones, qué se le interpone, y cuáles son los peligros que corre en su aventura… al parecer, un concepto algo vacuo llamado “limbo”. Por lo demás, no hay nada hoy día que un buen tandem de efectos visuales no pueda mejorar… Además ¡quién no es invulnerable a las balas!

Curiosidades al margen:

1) ¿La música suena igual en todos los niveles de sueño? En tal caso, algo no me cuadra
2) A un personaje como el de Fischer, tan autodefensivo ¿No le resultará curioso viajar en el avión con las mismas personas que aparecen en sus sueños, y además, le hacen dudar sobre estos?

En todo caso, Amigo Nolan, has metido unas ideas en tu público que resultan, como poco, bastante interesantes, y has creado un mundo realmente alucinante. Creo que Platón disfrutaría con esto.

Christian Tasso

3 pensamientos en “Blog 3 – Tendencias narrativas audiovisuales: Adiós J.J. Abrams, hola Nolan

  1. Jazmin Munguia

    Hola, alguien me dejó una liga en mi face book sobre el comentario de Jerónimo y de ahí me trasladé para tu blog cuando leí que tenías precisiones sobre la película.

    Yo también tengo mis dudas, pero no son las que planteas tu, sin embargo y para no hacerlo largo, me quedo con las dos preguntas que pusiste al final.

    1, La música suena igual; bueno en realidad creo que fue un recurso muy utilizado en la película, sin embargo si todo esto fuese “real”, es posible, ya que estaban en el sueño de una sola persona y además los sueños como tal son meras sensaciones. No es cierto que vemos colores, ni olemos, ni escuchamos. Generalmente estos son estímulos externos que nosotros o nuestra mente adjudica a la “coherencia” del sueño. En tal caso y dado que fue el mismo lugar en donde estuvieron (un avión, durante muchas horas con el mismo sonido, ambiente y el mismo asiento) si serìa posible escuchar lo mismo.

    2) A un personaje como el de Fischer, tan autodefensivo ¿No le resultará curioso viajar en el avión con las mismas personas que aparecen en sus sueños, y además, le hacen dudar sobre estos?
    Si tomamos en cuenta que él los vio solo unos segundos antes del sueño, puede resultar hasta lògico soñarlos; muchas veces incluímos en el sueño las últimas cosas que vimos; y despuès del sueño probablemente no por dos cosas: en primer lugar porque a veces olvidamos lo que hemos soñado, no siempre lo recordamos; en segundo lugar porque fue eso, un sueño.

    Creo que la película tiene sus debilidades muy bien marcadas, el director no es mi máximo, aunque le agradezco que provoque ejercicio mental en las personas (que mucha falta hace), y además estoy deacuerdo con muchas cosas que planteas.
    Saludos
    Jazmin

    Me gusta

    Responder
    1. Christian Flavio Tasso Autor de la entrada

      Gracias Jazmin por haberte interesado en mi blog.

      Siempre recordemos que el arte es una representación subjetiva de la vida. Nolan, como guionista que es, se leyó todo lo que pudo sobre los sueños; pero más allá de la base teórica de la que parten las historias, cada película crea sus propios códigos, universo, diégesis, que además debe responder a lo que es la diégesis del cine como lenguaje.
      Después de todo, aunque existen varios niveles, la película debe tener (y tiene) una continuidad y coherencia narrativa, más allá de las líneas argumentales paralelas que trata.
      Eso en un sueño, es difícil que ocurra… No solemos soñar con tal coherencia. Por eso las teorías de la psicología no se pueden aplicar de forma directa a esta narrativa, pero una historia sí inspirarse en estas teorías y crear verosimilitud.
      Hasta pronto.

      Christian Tasso

      Me gusta

      Responder
  2. Pingback: Blog 18 – Platón, el mejor guionista de todos los tiempos | Blog de Christian Flavio Tasso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .