Blog 12 – Se busca superhéroe

Puesto vacante: Superhéroe
Requisitos imprescindibles: Sentido común, sensatez, valentía, capacidad de cambio, imaginación, resolución, buena predisposición, implicación, responsabilidad, nobleza, ética, moralidad, sacrificio.
Tareas a desarrollar: Mantener la paz y el orden en su comunidad. Trabajar para el bien común.
Tipo de jornada: disponibilidad las 24 horas
Remuneración ofrecida: 0 (aunque a veces recibirá insultos, calumnias, y ataques físicos de todo tipo)
Ofrecemos: superfuerza, superpoderes, capacidad de volar, correr a supervelocidad, ser inmune a las balas (alguno de estos o todos juntos)

Supongo que si hoy encontráramos en un periódico un anuncio como este estaríamos tentados de postularnos a este puesto. Conociendo la forma de pensar que tenemos los humanos, creo que lo primero que nos atraería sería contar con superpoderes (o poderes sobrehumanos), como si esto fuera un recompensa y un objetivo en sí mismos… Está claro que ser invisibles, veloces, poder volar, etc. estaría muy bien y podría beneficiarnos mucho ¿no…? Pero si pensáramos de esta manera, ya no mereceríamos ser un superhéroe…


“Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”

Esta es un de las frases más famosas de la cultura cómic, y tiene un sentido mucho más profundo del que le podemos dar en el contexto de Spiderman. Tom y Matt Morris han promovido un libro bastante recomendable titulado “Los superhéroes y la filosofía”*. No se asusten con el nombre, ya que este libro, además de tener varios autores, enfoca las diferentes cuestiones que plantea con ejemplos muy claros, por lo que no es necesario ser un experto en cómics o en filosofía, sino más bien tener la mente abierta. Yo personalmente, me quedé con las conclusiones de tinte más moral.

Ahora, volviendo a nuestra vida diaria….

A quienes tenemos la capacidad de expresarnos mediante las palabras tanto escritas como habladas, si se nos presentara una hipotética posibilidad de ser superhéroes, seguramente aportaríamos numerosos argumentos de nuestra condición moral para ser merecedores de estos “privilegios físicos”. Emulando una entrevista de trabajo, diríamos algo así como: “toda mi vida estuve esperando para ser “el Elegido”. Yo haría un bien a la humanidad. Me dejaría la piel por mis semejantes.” (sí, suena a discurso político). Luego, saldríamos de la entrevista de trabajo y por ejemplo, nos subiríamos a nuestro coche, nos saltaríamos sistemáticamente varias normas de conducción, incluyendo las de respetar a los que circulan bien (o al menos lo intentan). Entonces, la entidad “incorpórea” que nos entrevistó, nos diría con autoridad incuestionable “No estás capacitado para ser superhéroe” ¿Por qué piensan que esto podría pasar?

Acotación al margen: yo a veces pienso que una entrevista de trabajo debiera de hacerse al postulante mientras este conduce y evaluar como se comporta. La conducta de conducción dice mucho de la gente y de una cultura.

El importantísimo factor moral

Según varios de los autores de “Los superhéroes y la filosofía”, tener esta condición de “ser excepcional” no pasa por el solo hecho de “ser más fuerte que los demás” o de tener superpoderes (de hecho, Batman no los tiene)… Sino más bien se trata de vivir por y para el “bien común” ¿Alguien, en nuestro siglo 21, sabe lo que es esto? ¡Sí que lo sabemos! Incluso me atrevería a decir que cualquier persona de cualquier cultura con algo de educación entiende este concepto.

Ahora, Sr. candidato a superhéroe ¿Cambiaría usted de residencia, de nombre, nunca más tendría pareja y estaría incondicionalmente disponible las 24h con la única finalidad de “hacer lo correcto para el bien común”? ¡A que ya no es tan atractivo ser un superhéroe! Incluso, pensándolo en profundidad, un superhéroe puede causarnos hasta cierto resentimiento ¿¡Cómo puede haber alguien que dedique su vida (solo) a hacer el bien!? (y ese “solo” es literal de cualquier manera que lo hayas interpretado). Pensémoslo por un momento y recordemos la película Spiderman y cómo tratan de desacreditar su acciones constantemente. Todo lo que parece ser bueno, de un momento a otro se vuelve malo, y siempre hay un objetivo oscuro de fondo (está claro que Spiderman no se dedica a la política, sino sería creíble esta conclusión).

Los superhéroes no son tan especiales por sus poderes sino porque hacen lo correcto. Creo que todos debiéramos de levantarnos cada mañana pensando en lo que vamos a hacer hoy para cambiar el mundo en que vivimos (siempre con buenas intenciones). Nos sorprenderíamos al ver los resultados que obtendríamos si escapáramos un poco de nuestros hábitos individualistas, comenzando por ser más cordiales y respetuosos desde nuestras acciones cotidianas, en todos nuestros ámbitos de influencias. El conjunto de nuestras acciones “positivas” darían tales resultados que los superhéroes tendrían que colgar sus capas en el armario y plegar sus mallas para guardarlas en un baúl.

Yo, al menos por hoy, me conformo con que nos quedemos pensando en el concepto “bien común” y sobre la “moralidad de nuestras acciones” y quizá algún día no sea necesario publicar un anuncio de empleo buscando a alguna persona especial cuando en realidad lo seremos todos.

Christian Tasso

* Recomiendo leer “Los superhéroes y la filosofía” (En España editado por Blackie Books”) para ampliar puntos de vista razonados por expertos sobre todos estos temas (…¡no tengo comisiones!).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .