37 – Desolación

Rutina

Todas las mañanas nos levantamos muy temprano en casa. Nos aseamos, nos vestimos y emprendemos nuestra jornada laboral iniciando el camino hacia la Ciudad. Es una vida normal, rutinaria: nosotros al trabajo y la nena a la guardería. Y cada día es, más o menos, igual.
A veces pienso qué pasaría si algún día el lugar donde vivimos y trabajamos fuera asolado por algún tipo de catástrofe, ya sea natural o creada por el hombre. Estoy seguro que todo cambiaría…

Como decía, hoy concretamente, me senté donde todas las mañanas, con mi bocadillo mini de queso y mi café con leche y desplegué la portada de uno de los periódicos locales. Vi una foto, que ocupaba más de la mitad de la portada y, esperando que no fuera lo que evidentemente parecía, leí a toda prisa el texto…
Fue inevitable contener un cóctel de sentimientos: impotencia, rabia, tristeza y, por qué no, algo de culpa y finalmente desolación. Otro niño había sido víctima de este mundo plagado de miserables que hemos creado y consentimos entre todos.
Y pienso ¿puedo hacer algo? mucha gente dirá que no, incluso lo gritarían a los cuatro vientos; pero sí que se pueden hacer algunas cosas: para comenzar cada x cantidad de tiempo tenemos la posibilidad de poner un voto en una urna. Este hecho, básico en las democracias modernas, ya es hacer algo.

No me voy a recrear publicando una imagen que ha dado la vuelta al mundo, que todos ya conocemos, y que representa un parte ínfima de todas las injusticias y miserias que ocurren en este planeta… Pero quiero utilizar este pequeño espacio que comparto con el mundo para invitar a la reflexión, para que esto recaiga en nuestras conciencias, aunque pensemos que no va con nosotros y que la culpa es de otros; y que pensemos muy bien en quienes nos rodean al tomar nuestras decisiones, porque, por ínfimas que nos parezcan, pueden afectar a los demás…y de hecho lo hacen.

Christian Flavio Tasso

Anuncios

7 pensamientos en “37 – Desolación

  1. OLGA CHAMAS

    Comparto todos y cada uno de tus sentimientos,y tambien soy parte de este mundo,injusto,mezquino,y tambien asesino.Y que solo el hombre tropieza dos veces con la misma piedra,no hay duda.Los animales no lo hacen,tampoco matan por placer,sino para comer.Pero que han hecho siempre los simples mortales ante las guerras pasadas,las catastrofes ambientales,las dictaduras????? Nada,porque nada se puede hacer.
    Y no quiero ser pesimista,pero si nuestra mejor arma es la democracia y el voto,lamento decir que en mi pais ni siquiera nos esta quedadando esa posibilidad.Despues del escandaloso fraude en TUCUMAN,con señores feudales que quieren perpetuarse en el poder,a pesar de la protesta de los ciudadanos
    Realmente no se que podemos hacer,pero algo hay que hacer.Todos somos responsables cuando miramos para otro lado.Los paises desarrollados y los emergentes.Y estos últimos,son los que menos educación y buena alimentacion tienen,por ende mas vulnerables.
    No pierdo la fe,pero no puedo dejar de ser realista.Y la realidad nos supera,como una pelicula de ficcion.

    Me gusta

    Responder
    1. Christian Flavio Tasso Autor de la entrada

      Hola Olga, y gracias (de nuevo) por pasarte por aquí.
      Posiblemente sea un idealista y crea en las utopías, pero pienso que hay mucha más gente buena que mala. No sé si existe un estudio sobre esto…
      El problema es que la gente buena, en general, no tiene poder de decisión, pero sí ganas de cambiar las cosas.
      Vivimos en un mundo hipercomunicado y quizá, sólo quizá, la parte positiva de este hecho sea esa especie de reflexión colectiva que se está gestando desde hace años… el problema es que el “status quo” es difícil de cambiar… al menos por ahora.
      Sigamos participando, eso ya es hacer algo.
      Hasta la próxima.

      Me gusta

      Responder
  2. juan

    Hola, CH.
    Entindo tu pesimismo optimista (si es que eso existe), yo también me debato entre creer que nada puede hacerse y hacer algo.
    Pienso que hay poderes muy grandes (hemos dado esos poderes por acción u omisión), que manejan muchos hilos: de políticos, de empresarios, de cualquiera. Y en base a esto cada uno de nosotros es una mota de polvo.
    Pero ¿se puede hacer algo?
    Y yo pregunto, si existe una empresa de ropa “fina” que tiene mano de obra esclava e infantil, ¿por qué seguimos comprando esa ropa?
    Si ese teléfono tan bonito e inteligente lo fabrican explotando niños, ¿por qué lo seguimos comprando, deseando, actualizando?
    Si Monsanto ha fabricado desde el agente naranja en adelante no se cuánta mierda ¿por qué seguimos pensando que es progreso que una empresa así se radique en el país?
    ¿Será que nos venden que usando paneles solares salvamos al mundo? Pero elegimos no ver que los minerales con que se fabrican son de los llamados “minerales conflictivos”.
    O estamos de acuerdo con reciclar botellitas de plástico (elegimos eso en lugar de comprar de vidrio), y con tal de tener nafta para nuestro auto permitimos que se aplique en el país fracking.
    Digo, hay muchas preguntas que hacen a lo inmediato. Yo fervientemente creo que si empezamos a solucionar estas pequeñas cosas, con sinceridad y decisión, de a poco… muy de a poco… algo cambiará.
    Pero como me balanceo entre el optimismo y el optimismo… ahora mismo terminé de escribir esto y es pura mierda.
    Te mando un abrazo.

    Me gusta

    Responder
    1. Christian Flavio Tasso Autor de la entrada

      Hola Juan, desde ya te digo que no es “pura mierda” como vos decís, y de hecho tocás uno de los puntos claves en los que preferí no profundizar en esta entrada en concreto… Consumimos, indefectiblemente, pero a veces lo hacemos por necesidad y otras veces por impulso, motivación, contagio, estatus social… o lo que fuere. No hay un criterio claro, o quizá una reflexión que vaya más allá de conseguir “eso” más barato o porque “es igual o mejor que lo que tiene aquel/aquella”… ¿realmente necesitamos “eso”…?
      Pensemos en los móviles: las compañías se afanan en que nos veamos obligados a cambiarlos cada 2 años como máximo: dejan de funcionar, no se actualizan… conclusión: esto es insostenible indefinidamente.

      ¿y qué tiene que ver esto con las víctimas en el Mediterráneo, en este caso?
      Nada y todo. Los países “desarrollados” diseñan y fabrican armas que venden indiscriminadamente (aunque intenten explicarnos otra cosa). Las armas tienen una finalidad, que en la práctica vemos que ha pasado de la disuasión al uso indiscriminado… Una bomba está fabricada para explotar… Y esas armas en manos equivocadas (todas a mi parecer) causan muchísimo daño… y, además, países devastados y desplazados, a los que después no quieren recibir los mismos que se beneficiaron por las ventas de las armas… Ves, todo está relacionado: los Estados funcionan igual que las personas, los individuos, y si cambiamos las personas, o sea nosotros, tarde o temprano, cambiarán los Estados.

      Creo que estamos obligados a ser optimistas y a intentar mejorar este mundo con cada uno de nuestros actos.

      De nuevo Juan, gracias por pasarte por aquí y hasta la próxima.

      Le gusta a 1 persona

      Responder
      1. juan

        Gracias a vos por hacer pública la reflexión y martillar este pequeño clavo en la cabeza de nosotros, lectores, para que no quede así flojito. Me quedo con esta frase y te agradezco: “Una bomba está fabricada para explotar… Y esas armas en manos equivocadas (todas a mi parecer) causan muchísimo daño”

        Le gusta a 1 persona

        Responder
  3. Richard Alía

    Recuerdo cuando el 11S. Todo el mundo en el trabajo pendiente de las noticias, pensábamos que el mundo cambiaría, y cambió pero no para lo que nosotros suponíamos. Hoy es noticia el niño, lo mismo que ayer fue noticia el avión siniestrado y mañana será noticia la masacre de turno. El mundo gira y gira, y los humanos giramos con él. Algunos intentan darse la vuelta e ir a contracorriente, intentan cambiar algo, consiguen pequeños logros, pequeñas victorias, pero el mundo sigue girando. La gran pregunta es hacia dónde se mueve uno…
    R.A.

    Me gusta

    Responder
    1. Christian Flavio Tasso Autor de la entrada

      Hola Richard,
      Sí, el 11S cambió el mundo, y creo que para peor… Muchas guerras en diferentes lugares del mundo como represalia y ya vemos para qué ha servido todo esto considerando como han crecido los radicales islamistas… Parece que cuando las potencias se alían para “intervenir” un país, es legal, aunque se cometan excesos… Matar es matar, sea del bando que sea. No hay matices.
      Pero sigo pensando que estamos “obligados” a ser optimistas y al menos, desde estos pequeños espacios, invitar a la reflexión…
      Gracias de nuevo por pasarte por aquí.

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.